Árbol Completo

Jacinto Claveria Arangua

Jacinto Claveria Arangua

Varón 1885 - Sí, fecha desconocida

Información Personal    |    Medios    |    Notas    |    Mapa del Evento    |    Todos

  • Nombre Jacinto Claveria Arangua 
    Nacimiento 26 Jun 1885  Lumbier, Navarra, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Sexo Varón 
    Fallecimiento Sí, fecha desconocida 
    ID Persona I37943  geneaordonez
    Última Modificación 27 Feb 2017 

    Padre Jose Maria Claveria Suescun,   n. Ujué, Navarra, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    Madre Ciriaca Arangua Rebuella 
    Casado 09 Jul 1873  Ujué, Navarra, España Buscar todos los individuos que registran eventos en este lugar. 
    ID Familia F12365  Hoja del Grupo  |  Family Chart

  • Mapa del Evento
    Enlace a Google MapsNacimiento - 26 Jun 1885 - Lumbier, Navarra, España Enlace a Google Earth
     = Enlace a Google Earth 

  • Fotos
    Jacinto Claveria Arangua
    Jacinto Claveria Arangua

  • Notas 
    • Centenario del nacimiento del P. Clavería
      El 26 de junio de 1885 nacía en Lumbier Jacinto Clavería Arangua. Su nombre quedaría con el tiempo asociado a
      Ujué y su Virgen y a la historia de las Vírgenes de Navarra.
      De Ujué era su padre José María Clavería que moría tem
      pranamente cuando el pequeño Jacinto apenas podía percatarse de la cruel realidad. Poco después fallecía su
      madre, Ciriaca Arangua. Fue llevado entonces a casa de
      una tía en Ujué. Muy pronto el pequeño Jacinto encontraría en los ojos siempre abiertos y misericordiosos de la prodigiosa Virgen de Ujué la luz maternal que iluminaría toda su vida. El ambiente legendario del pueblo, encaramado en el monte y coronado por el templo-fortaleza, marcó su
      alma, abierta a todos los entusiasmos, con un impacto
      imborrable. Durante toda la vida recordaría aquellos años
      infantiles dorados con auras de leyenda, y sus ojos, testigos atónitos de las multitudinarias romerías, pronto quisieron otear mayores horizontes. Todavía niño, ingresa en un colegio de Claretianos. En esta congregación religiosa hizo los estudios eclesiásticos y el noviciado, siendo ordenado de sacerdote en 1909. Al añó siguiente, ya dio unas misiones en Ujué, junto con otros religiosos. Recorrió sucesivamente varios destinos como el seminario menor de Balmaseda (Vizcaya), la residencia de San Fermín de Aldapa en Pamplona, la casa de El Ferrol y, desde 1923 hasta su muerte ea 1954, la residencia de Madrid.
      Hijo de su tiempo y formado en la escuela religiosa del aPadre Claret, dedicó sus mayores esfuerzos, en un mismo
      afán apologético, al apostolado de la palabra y de la pluma.
      Fruto de ellos fueron sus múltiples actividades en el marco
      de la acción católica y social. La Revista «Ilustración del
      Clero» está repleta de cientos de páginas en las que el P. Clavería tocó, incansable y prolífico, temas de oratoria
      sagrada, homilética, acción-católica, recensiones de libros
      y arte religioso. Dos libros suyos, «Corazones en alto» y
      "Armonía del vivir", vieron la luz en la segunda década del
      siglo. -
      Pero todo esto no fue capaz de hacerle olvidar el Ujué
      de sus recuerdos y sus amores. Hasta cuatro libros escribió
      sobre la villa y su Virgen. Desde un primer esbozo ya en
      1910 «La Virgen de Ujué y su Santuario», que es todavía
      un trabajo escolar, pasando por otros dos más ambiciosos,
      «Estudio histórico-artístico sobre la Imagen, el Santuario y
      la Villa de Ujué» - (1919) y la «Guía Histórico-artística de la Villa de Uxué» (1936), hasta el último, publicado a raíz de la coronación canónica, «Historia documentada de la Vir
      gen, del Santuario y de la Villa de Ujué» (1953), sin contar
      con las abundantes páginas dedicadas a Ujué en su Iconografía. Para llegar a estas publicaciones pasó horas incontables en archivos y bibliotecas y estudió con ahínco la historia del arte. Cada libro de los suyos sobre Ujué desborda al anterior, sin asumirlos a su vez. Su investigación, en un elevado porcentaje, sigue siendo hoy válida.
      De estudiar a la Virgen de Ujué pasó a la ambiciosa idea
      de recopilar la historia, descripción y devoción de todas las vírgenes de Navarra y de sus santuarios. Cada año pasaba
      temporadás en Pamplona y en ellas recorría uno por uno
      los infinitos pueblos y ermitas donde hubiera una imagen
      notable o desconocida de la Virgen, revisando los archivos,
      fotografiando las imágenes y muchas veces asistiendo a
      las romerías predicando en ellas. Por fin, después de
      ímprobos esfuerzos y no pocas incomprensiones salió a la
      luz, en dos tomos, su «Iconografía y Santuarios de la Virgen
      en Navarra» (1941 y 1944). En esta obra se ciñó casi únicamente a la escultura medieval. Sus páginas son catecismo, apología, retórica y lírica, tanto como historia del arte.
      Aun con estas limitaciones y en medio de tanta envoltura.
      la obra fue la más extensa en su tiempo sobre estos temas
      y punto de partida imprescindible en muchas investigaciones hoy en curso. Sin él pretenderlo, sirven ahora en muchos casos como testimonio lastimero de tallas sacrílegamente expoliadas o, en otros, de imágenes secuestradas
      en domicilios particulares, al socaire de pretendidos derechos o de un hipócrita afán de protección ¡después de 25
      años de Museo Diocesano-!
      El ambicioso entusiasmo del P. Clavería había planeado más obras, entre ellas otra sobre las Vírgenes de la etapa
      renacentista y de la barroca y aun otros dos volúmenes
      sobre «El Crucifijo en la escultura y pintura» y «Cruces procesionales y de término». Tenía ya abundante material
      gráfico y documental recogido, cuando le sobrevino la
      muerte. Solo una mínima parte fue recogida y publicada
      por su colega el P. Valencia en «Crucifijos en Navarra.
      Esculturas, cruces procesionales y cruces de término»
      (1962). Murió en Pamplona después de cruel enfermedad,
      el 21 de febrero de 1954. -
      Ujué y Navarra entera, su historia, su arte y su devoción
      mariana deben mucho al P. Jacinto Clavería, aunque nunca
      se le haya dedicado una calle y sus obras empiecen a ser
      rarezas bibliográficas. Afortunadamente están en curso
      estudios que pondrán al día, con rigor científico y con igual o mayor extensión, lo que él hizo en su tiempo, prácticamente en solitario y con medios mínimos. Sin duda la Virgen de Ujué lo llevó consigo para cumplir aquella palabra bíblica
      que la Iglesia le aplica: «Yo honro a los que me honran».
      Jesús M. Omeñaca



Última actualización Jose Luis Ordonez