EntradaRegistro como un nuevo usuarioConsultasMultimedia

ESCUDOS, ¿TENGO EL MÍO?

17 de marzo de 2015 13:30 - José Luis Ordóñez Garayoa

¿Cuál es mi escudo?, ¿cómo es mi escudo?, son preguntas que nos hacemos antes de investigar en nuestra genealogía.

 

Todos tenemos un apellido concreto pero no por ello todos los que se apellidan igual tienen el  mismo escudo, de hecho muchas veces encontramos varios escudos para  un mismo apellido ¿cuál es el nuestro? Muchas veces la respuesta es, ninguno.

En la Edad Media los escudos se concedían a las personas, bien por ser "ricohombre" es decir tener mucho dinero y poder,  o bien por haberlo ganado en servicios a un Rey.

 Los títulos nobiliarios comienzan por los títulos reales que son los que posee el  Rey o su familia, título de Rey, Reina e Infantes y el heredero del título real que es príncipe o princesa. Otros títulos de la casa real son los que se conceden con carácter vitalicio a familiares del Rey, de hecho él es el que los concede y no son hereditarios, en el momento del fallecimiento del poseedor del título, éste desaparece.  Luego están los títulos en general que por orden de rango serían el Ducado, Marquesado, Condado, Vizcondado, Baronía y Señorío. El que ostenta el título de Duque es Grande de España y el resto se pueden conceder siendo o no Grande de España.

 


Luego están los títulos de Caballero que nunca llevan aparejado la Grandeza de España y es de aquí de donde proceden la inmensa mayoría de los escudos  de armas.

Para saber cuál es nuestro escudo primero tendremos que conocer todos nuestros ancestros hasta llegar al que se le concedió ese título. Solo así sabremos cuál es nuestro escudo. 

 Imaginémonos una familia compuesta por padre, madre y dos hijos, lo dos hijos se apellidan López, ya que su padre se llamaba Lope.  Uno de los hijos se quedó en casa llevando los menesteres de la casa, agricultura, ganadería u otros; el otro hermano sirvió en los ejércitos del Rey y por su valor y arrojo se le concedió el título de Caballero, el cual lleva aparejado un escudo de armas. A todos los descendiente del hermano al que se le concedió el título de caballero les corresponderá el escudo de éste, pero a los descendientes del que se quedó en casa no les corresponderá ningún escudo.


También podemos encontrarnos con diferentes escudos para un mismo apellido, esto es debido a que a varias personas con el mismo apellido, pero de diferentes familias, se les concedió el título de caballero, y cada uno de ellos posee un escudo de armas diferente. Así pues se puede afirmar que los escudos de armas no son de los apellidos sino que corresponden a las familias.

En resumen, para conocer cuál es nuestro escudo, si es que nos corresponde alguno, tendremos que llegar a él únicamente a base de  saber cuáles fueron nuestros ancestros y si a alguno de ellos le fue otorgado el título correspondiente dictado por las distintas chancillerías o reales audiencias provinciales.

Comentarios

Envíe un comentario

Powered by Family Tree PHP 1.2 © 2009-2011 Gerrit Veldman